Cómo hacer amigos en la universidad

Si estás leyendo esto significa que vas a comenzar la universidad, o te cambiaste de carrera o simplemente te dio curiosidad. De todas formas, ¡felicidades por llegar hasta acá!

Qué problema se nos presenta socializar. Después de estar toda la secundaria con unas personas, nos tenemos que ir para buscar otras. Caemos como pichones recién salidos del nido en un ambiente nuevo, con trámites que no entendemos y con gente que no conocemos. ¿Cómo no sentirse abrumado? Sobretodo si tus profesores de secundaria fueron como los míos, repitiéndote en cada clase que te iban a comer vivo en la universidad. Simpáticos ¿verdad?
No te alarmes todavía, te voy a narrar tu primer día, teniendo en cuenta que sobreviviste a las inscripciones:
Vas a llegar a tu primera clase, en el edificio correcto si estuviste atento y con suerte, y donde mires vas a ver gente de todas las edades, desde la tuya hasta gente que podrían ser tus padres. Todos rodeando las aulas como lobos, la mitad con el celular en la mano, la otra mitad mirando nerviosamente a los lados (buscando algún rostro familiar o confirmando que están en el lugar correcto). Hay tanta gente, y se ven todos tan diferentes que es extraño. Te vas a parar a un costado, pensando en que ojalá estés frente al aula correcta, y vas a comenzar a examinar las caras en busca de alguien que parezca lo suficientemente amigable para continuar una conversación.
Si todavía no te abordó nadie preguntándote si esa es el aula X con tal clase, es tu turno de abordar a alguien y confirmar que estás en el lugar correcto. No importa que seas tímido, porque te voy a dar un secreto:

Todos están tan perdidos como vos.

Así que ahora te voy a dar unos consejos.

PREGUNTA SI ES EL AULA Y LA CLASE CORRECTA

Si sonríen y continúan la conversación, ¡bingo! Ya tenes un amigo, aunque no te sepas ni su nombre (presentate primero, venga, y decile de sentarse juntos). Pero si en el caso contrario responde con monosílabos y ni siquiera hace un esfuerzo de continuar la conversación, hay que seguir buscando personas, y seguir confirmando que es el aula, porque confundirse es gratis y a todos nos pasa.
Si ves a un par de personas que se acaban de conocer, unite a la conversación y fijate si te aceptan también.
No te sientas mal si la primera persona no te sigue la charla, mi primer día en una clase comencé a hablarle a la chica que se sentó al lado y se puso los auriculares para no hablarme más. No te lamentes, esa gente existe.

COMIDA. COMIDA. COMIDA.

Mi mamá tenía razón cuando decía que la comida era la mejor excusa para hacer amigos. Lleva galletitas o algo para compartir, y ofrecele a quien se siente cerca. Te podrán rechazar la comida, pero podes seguir hablándoles hasta que se pongan los auriculares.
Perdón. No lo supero.
Además pueden hablar sobre más comida.

A TU DERECHA E IZQUIERDA HAY PERSONAS

Si ya te sentaste, posiblemente haya personas a tu alrededor. Hablales. Saltate el clima que tan poco te importa y preguntales si están para tu carrera. No te olvides que están igual que vos y también buscan contacto humano. No te quedes sólo con el de la derecha, busca incluir al de la izquierda también al preguntarle otra cosa; y si te sentis osado: al de adelante y atrás también. Mágicamente hiciste un grupo.

APROVECHA CUALQUIER OPORTUNIDAD

Una vez se cortó la luz por unos segundos y lo primero que hice fue cruzar una mirada cómica con una chica que estaba al lado. Ahí metes un pequeño comentario y ya tenes para hablar. Busca siempre las pequeñas oportunidades, si necesitas o alguien necesita una lapicera, si alguien se tropieza o se le cae algo, si alguien estornuda, la amabilidad te va a abrir puertas.

LA ROPA TAMBIÉN SIRVE

“Ah, entonces me visto bien y ya tengo amigos” No querido. No. El primer día no deberías ir como linyera, el segundo ya lo tenes permitido, pero el primer día no. Cuando digo que la ropa también sirve me refiero a tema de conversación. Alguien puede usar una remera o collar de la banda que te gusta, del libro que leíste o simplemente es llamativo. Conocí a una chica que tenía un pin con la cabeza de un lince, su historia de eso fue lo mejor de la conversación. Moraleja: usa la ropa a tu favor.

YA HABLÉ, ¿AHORA QUÉ HAGO?

Supongamos que ya hablaste con dos personas, congeniaron y ahora se sienten acompañados en aquel laberinto nuevo. Ya tendrías que saber sus nombres. Hay que seguir echándole leña al fuego:
  • Preguntales su número de teléfono para hacer un grupo “de estudio”. Sí, con comillas, porque estas buscando excusas para no sentirte como en Naúfrago.
  • Comparen clases para ver si coinciden
    • Si coinciden, ya podes respirar
    • Si no coinciden, incitalos a que cuando conozcan a más gente los agreguen al grupo, tal vez coincidas con otros.
  • El fandom unido jamás será vencido. Busquen gustos en común, empezando por películas, libros y música.
  • Hablen de su interés de algo de la clase, aunque sea matemática a las 7am.
  • No lo fuerces. No seas el pesado que no entiende que los auriculares son un no.

SEGUNDAS OPORTUNIDADES

En toda clase hay un pesado. Ya por la forma de hablar o las preguntas que hace lo tenes entre ojo y ojo, bien jurado de muerte. Pero no lo mates todavía. Puede ser buena persona en el fondo, y tal vez sólo está buscando hacer amigos y no sabe cómo.
Dale una segunda oportunidad. Hablale, ofrecete a repasar juntos algo. Con el tiempo te pude caer bien… o peor. Eso va a tu criterio. Pero por lo menos lo intentaste aunque no haya funcionado. No perdias nada por intentar.

EL TRANSPORTE

Si de casualidad, por algún milagro galáctico, viajas con alguien que viste en clase, tenes que hablarle. No hay excusas. Puede ser un gran aliado, y si vive cerca es mejor. Si estudia lo mismo que vos, AÚN MEJOR.
De paso tenes compañía para viajar, y tal vez en algún futuro cuando creas que hayas cargado la SUBE y no lo hiciste, tu pana va a estar ahí.

Espero que esto te haya servido de algo, ya que no mencioné que si hay algún curso de verano donde vas a estudiar, también vas a ganar amigos de antemano. Podes practicar con ellos y quizá hasta te los cruces de nuevo.
Eso es todo por ahora, si tenes más ideas y otras tácticas deja un comentario 🙂
Anuncios

2 comentarios en “Cómo hacer amigos en la universidad

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s